¡De Cinderella a Tinderella!

Ntinderellao me avergonzare de confesar que pese a mucha fuerza mental, dadas las circunstancias en las que me encuentro… viviendo en una nueva ciudad y sin conocer a nadie, tomé la decisión de volverme miembro activo de Tinder… Sí!!! Lo soy y no me da vergüenza aceptarlo. Todo comenzó un día que me reencontré con unos viejos amigos, todos me contaron la maravilla de sus aventuras de amoríos cibernéticos y yo solo podía pensar en los peligros que tal situación implicaba. Sin embargo, con la curiosidad alborotada decidí registrarme.

Pocos meses atrás, yo era la princesa de alguien, vivía un amorío de esos que aparentemente, son cada vez más escasos en la época en la que estamos. Nunca tuve la necesidad de recurrir a la búsqueda cibernética… no es que una sea la más hermosa del planeta… pero aún me sentía con la capacidad de conquistar a la antigua. Sentarme en un bar, ser invitada a un trago, comenzar una conversación y… bueno, ustedes ya saben el resto. De golpe, me di cuenta, que en el lugar en el que estoy, ese parece ser un método un poco más riesgoso que el mismo Tinder.

tinderella-628Con el temor un poco de lado, empecé a ojear perfiles. Quizás luego de ver 254 caras que no me agradaban, encontré un hombre guapo, a tan solo 5 kilómetros de distancia de mi ubicación, en sus veintilarguitos… Lo dude! Debo admitir que revisé sus fotos varias veces antes de dar ese primer like que desataría en mí la fiebre.  Lo mejor de dar likes, es que inmediatamente te informan que te han likeado también y eso se convierte en un match, esta es la dinámica, para aquellos que no conocen esta oscura red.

Tengo muchas semanas conversando con mis matchs de turno. Con alguno que otro hablo siempre, con otros no pasa del saludo, por supuesto encuentras los que sin un “hola” te hacen proposiciones indecentes, otros que pretenden que no se está allí para buscar algo… lo cierto es, que entre una cosa y otra, me he divertido, me he divertido mucho!!!

He recibido muchas invitaciones, a almorzar, a cenar, a unas cervezas, a motelear… pero ninguna me convenció. Tenía miedo! No lo olviden nunca… Sin embargo ayer, caída la noche, tras leer: “…Que juiciosaaaaaa, dejá de trabajar y volate conmigo un ratito a tomar pola” decidí arriesgarme al siguiente paso. Me pareció una propuesta informal y honesta.

Salí al encuentro casual, y estoy aquí para contarlo. Me divertí, conversé, coqueteé, me sentí agasajada y recordé lo que se siente… quizás, lo vuelva a ver, quizás pasemos de los besos de anoche a otro tipo de cosas… o quizás le toque a otro. No lo sé.

Lo bueno de esto, es que tuve sobre que escribir, aquí, sentada en mi sala, con un par de sonrisas furtivas y un expresso doble.

-M

Advertisements

One thought on “¡De Cinderella a Tinderella!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s