Di papaya.

Para los y las que no saben lo que dar papaya significa, les explico, dar papaya en estas tierras significa poner de buena intención todas las condiciones para que el prójimo te joda. Puede ser por venganza o simple maldad.

En fin, la historia en la que di papaya comienza así, hace unos meses comencé un proyecto con mi examante, acompañado del trabajo iba el coqueteo, yo hacia las visitas a su oficina y obviamente, con la excusa más vieja de tener citas de trabajo para concretar ideas y diseñar cosas, terminábamos enredados en otros placeres, aquí y allá… El caso es que luego de unas cuantas posiciones incómodas en su escritorio, mi diseñador empezó a invitarme a salir extraoficialmente, “nos vemos hoy en la noche, donde quieras” me dijo un par de veces y yo, siempre a última hora decía que no, que no iba a poder.

Unos días después de la última vez que lo dejé plantado, me preguntó directamente que cuando íbamos a hacer trascender nuestra relación profesional y yo le dije sabiamente que cuando acabáramos nuestro proyecto, que sería muy pronto. Y así fue, o bueno, así yo tenía planeado que fuera.

Al día siguiente me llamó y me dijo “terminé tu trabajo, ¿cuando nos vemos para entregártelo?”, yo me emocioné, sabía lo que venía, quedamos en salir a almorzar y obviamente luego a comer un postre entre sábanas, planee mi próximo día libre de la semana en torno a esa labor. Me peiné, me puse bonita, me eché perfume y MUY confiada me fui a reclamar mi premio… Hago énfasis en el MUY confiada porque ¡Por dios… bueno, ya verán -Es como si no aprendiéramos nada de experiencias pasadas-, para no hacer más larga esta historia: llegué a su oficina, él no estaba…acto seguido recibo el mensaje “mmmm, no, no me esperes, no voy a poder…” Y sentí el bommerang dándome por el cuello y el karma metiéndome una patada en el estómago, la inteligencia finalmente aterrizando en mi cabeza: ¡Obviamente me iba a dejar plantada!, sí me dio mucha rabia y luego me dio risa de mi misma.

Muy digna y con mi mejor sonrisa fingida recogí mi trabajo, me lo lleve a mi casa y en el camino escribí esto. Di papaya, le di un poquito de poder y me jodió, mi intuición (y me imagino que la de ustedes) dice que fue pura venganza, que hoy en día él debe sentirse triunfador, macho dominante, ganó una… Pero está bien, una vez al año no hace daño.

-C.

Advertisements

2 thoughts on “Di papaya.

    • DosExpressos says:

      ¡Hola! No se que tanto has leído de nuestro trabajo… Pero somos dos. Nos declaramos ciudadanas del mundo y cambiamos con mucha facilidad de lugar de residencia. Pero en relación a tu pregunta… ¡No! Ninguna está en Santiago. Gracias por leernos. Saludos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s