Colágeno

Debo confesar, pues aparentemente esa es mi misión en este lugar… que no he logrado aceptar que ya soy un adulto contemporáneo. Por ende, mis criterios de selección al tratarse de atributos físicos siguen siendo los mismos de cuando tenía 14 años.  En esa época, era maravilloso sentirse atraída por esa clase de chicos. Muy interesantes ellos, en sus tempranos veintes, estudiando alguna carrera que posiblemente no les daría dinero por el resto de su vida, con un aire un tanto despreocupado pero intencional. Esos chicos que van a todos lados seguramente montando patineta o bici y siempre siempre llevan los tenis sucios.

Cuando llegué a mis veintes, yo estudiaba una carrera que hasta la fecha no me ha dado dinero. Estaba intentando encontrar el estilo que me definiera para transmitir lo que había dentro de mí y por alguna razón siempre siempre tenía los tenis sucios. En ese momento, los chicos en mis mismas condiciones eran un target relativamente fácil de conseguir. Le agregué quizás algunas sugerencias a la lista como que no se pusiera aretes de coquito o que no usara cadenitas noventeras en los pantalones. La barba siempre era un plus y unos Levi’s 501 eran como un sello de garantía.

El problema lo estoy empezando a ver ahora. Cuando a mis veintilarguitos, con todos los cambios de estilo hechos, con zapatos limpios y muchas responsabilidades, sigo cayendo en encontrar súper atractivos a esos chicos que literalmente ya me quedan chiquitos. Pensar en un hombre de 30 años, del que quizás estoy mucho más cerca, me aterra. La idea de verme al lado de un señor, (así a mí una que otra vez algún atrevido en la calle me llame señora) me parece inconcebible.cdcc1d053037b22072af17d9d3aaf02b

He llegado a pensar que se trata de un factor biológico, que es mi ser intentando hacerle anticuerpos a la vejez. (¡Sí!, soy una exagerada y uso la palabra vejez). Mientras descubro la razón, aquí seguiré… conquistando pollitos, jugando el rol de veterana, disfrutando de los beneficios del colágeno que estos pequeñines me brindan para seguir luchando contra las arrugas. Así seguiré… hasta que no me pueda dar este lujo nunca más.

-M

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s