VOLVER AL RUEDO

Debo empezar por confesar que les mentí y lo acepto, dije que iba a volver y no lo hice del todo, pero hoy, después de mucho tiempo de negarlo también acepto que me había retirado a causa de un hombre. Sí. Suena a traición hasta para mí misma, pero la situación ha cambiado, puedo volver sin tapujos y de eso vengo hablarles, del tan amado/odiado verbo “volver”.

f5611ec5ffdcdc3a9dd2ece899ba7567Cuando uno termina una relación se aparece desenfrenadamente ese verbo en todas partes, y no me refiero a pensar en volver con el ex o algo así, sino a volver a la vida que uno tenía antes de esa persona innombrable que nos deshizo el corazón.

Entonces uno vuelve a la normalidad de la soltería, a la cama vacía, a los sábados sin planes, vuelve a hacer el cronograma de la vida, vuelve a salir solo, vuelve a ver películas solo, vuelve a ser libre, vuelve a soltar el celular, vuelve a estar tranquilo, vuelve al coqueteo en el trabajo, en el restaurante, en el taxi, en la portería, en el médico, en fin, vuelve entre otras cosas a tener citas.

A veces es fácil volver, a veces es muy difícil, por ejemplo, hace un año yo me quejaba de la soltería, llegué a pensar que mi destino en la vida era ser una solterona alegre y ya y aunque es lo mismo que vuelvo – ¿si ven la delicia de ese verbo? – a pensar hoy, pues también decidí volver a las citas.

Hace unos días un hombre apareció de la nada e inesperadamente en mi vida, me persiguió por algunos medios, hizo un par de propuestas fuera de lo común, insistió un poco y me convenció (parece que ese es el patrón de mi vida, pararle bolas a los manes que persisten en sus objetivos, pero eso se los cuento luego), en fin, salí con el tipo. Fue un desastre o no sé si describirlo como tal sea algo cruel. En realidad no fue tan malo, solo que pasaron cosas a las que no estoy acostumbrada y tal como lo presentí -gracias a sus propuestas fuera de lo común-, este hombre era una persona extraña que da pasos agigantados con una mujer que acaba de conocer, este ser de buena energía pero de acciones diferentes me hizo pensar y reflexionar con respecto a mi “volver” al mundo de las citas.

Ya no sé si una primera cita después de terminar una “relación” basta para decidir si es tiempo de volver o no a esa piscina, ya tampoco sé si debo seguir dando oportunidades al azar y mucho menos sé que es lo que quiero de un hombre en este momento, lo que sí sé es que estoy agradecida con esta última experiencia que se acabó porque me dejó VOLVER.

-C

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s